Fire in the sky (1993)

Una abducción que desea ser olvidada

Fuego en el cieloEl que me conoce en la cercanía, sabe de mi fanatismo hacia el séptimo arte. También sabrán que me fascinan las películas biográficas o que se hayan basado en hechos reales (hay una pequeña diferencia). A su vez, también conocen, que el tema ovni es una obsesión en mí. Por lo tanto, voy a hacer un pequeño comentario sobre “Fire in the Sky”, una película basada en hechos reales que ocurrió en Arizona. Esta película es la tipica, que al visionarla, no pararás de tener pesadillas por la crudeza de algunas escenas. Sin duda, es una representación bastante verídica a la contada por el leñador Travis Walton que fue abducido en los bosques de Arizona. Leyendo un poco su historia por internet, puedes comprobar que fue un suceso que conmocionó a la población de la zona, no fue un bulo ni una mentira, y existen secuelas físicas y psíquicas al respecto. Este tema de las abducciones es muy controvertido y en muchos sectores es un tema cómico, y personalmente, tengo muchas dudas en ciertas personas a cerca de estos hechos. Pero esta película, cuando la visioné allá por el año 2005, me impactó de tal forma que temí que este hecho se hubiera producido. Sigo pensando, que existe algún tipo de contrato que involucran a los EEUU y a algunas entidades superiores. Todo el mundo tiene sus propios intereses, y creo que, las abducciones, puede ser un buen trato para estudiarnos. Al igual que nosotros almacenamos cualquier animal, virus, insecto, y hasta humanos para su estudio, nosotros, los humanos, podríamos ser lo mismo para otros seres de naturaleza superior.

La realización de la película hace referencia al libro escrito por el mismo Travis Walton y aún conmociona a la critica publica a cerca de si realmente pasó esto en aquel bosque de Arizona. Travis Walton sigue declarando a día de hoy:

Hace muchos años que salí de una camioneta del trabajo en el bosque nacional y corrí hacia un OVNI grande que brillaba intensamente y que flotaba en el aire en la oscuridad de la noche en Arizona. Pero cuando tomé esa decisión profética de dejar la camioneta, dejé detrás algo más que a mis seis compañeros trabajadores. Yo estaba dejando para siempre toda la apariencia de una vida normal, corriendo precipitadamente hacia una experiencia inmensamente abrumadora en sus efectos, tan devastadora en sus consecuencias, que mi vida nunca, nunca puede ser la misma para siempre.

Deja un comentario